Crisis de gestión y reputación de la EMSV

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones sobre el problema de la EMSV en lo que respecta concretamente a las dos promociones de vivienda de El Rosón, y sobre los graves perjuicios que esta situación ha generado sobre muchas familias que han visto alterados, e incluso a veces destruidos, sus proyectos de vida.

Sin embargo, de lo que ahora queremos hablar y es el motivo de la proposición debatida en el pleno del 18 de septiembre de 2019, es de lo que estas promociones de El Rosón han puesto de manifiesto.

La Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda de Getafe, vive en estos momentos una grave CRISIS DE REPUTACIÓN: La percepción de gran parte de nuestros vecinos se relaciona con los problemas de las viviendas de El Rosón. Presencia en los medios, críticas desde todos los sectores políticos y mediáticos del municipio y presencia incluso en medios regionales y nacionales.

La situación de las viviendas de El Rosón, en nuestra opinión, ha puesto en el escaparate un problema que ya existía, que todos conocemos, en relación a su propia definición y el objetivo para el que fue creada.

Para afrontar una crisis de estas características, lo primero que hay que hacer es NO negarla. El “aquí no pasa nada”, ya no les sirve a señores del gobierno. Claro que pasa y lo que han transmitido hasta ahora es que, con ustedes, nada va a cambiar para resolver los problemas.

Por eso, el primer acuerdo que propusimos al Pleno es una modificación en la composición del Consejo de Administración, que modifique la relación de mayorías actual, que ha llevado a la entidad a esta situación.

Se trata de poner en marcha un nuevo Consejo de Administración más exigente, sin la mayoría absoluta con la que cuenta el Gobierno Socialista. Al que haya que dar cuentas de verdad de la gestión, sabiendo que tiene capacidad para modificar esa gestión si las cosas no se hacen bien. Y capaz de depurar responsabilidades si es necesario.

Y además un Consejo de Administración que facilite la información completa a los consejeros cuando se les pide, no como han hecho hasta ahora, como cuando nuestro Consejero de la EMSV ha solicitado información sobre la situación económica detallada de las promociones de viviendas de El Rosón y se le ha negado, dando largas por parte de la Gerencia.

Y además, un Consejo de Administración que fije compromisos y plazos a la gerencia, no como han hecho hasta ahora cuando, aunque se haya pedido dicho compromiso también por nuestro consejero, nunca se ha fijado porque, supongo, ellos mismos dudan de que se vayan a cumplir.

Fíjense donde está ahora mismo la gestión de la EMSV, que ni los miembros del Gobierno Municipal creen en ella.

Es en el seno de ese Consejo de Administración donde hay que estudiar los problemas que se han producido, analizar las “culpas” y las “responsabilidades”, que pueden no siempre coincidir, y tomar las medidas necesarias para cambiar las cosas.

Hay que definir una estrategia, marcar unos objetivos que tengan incidencia en el mercado de la vivienda de Getafe, tanto en propiedad como en alquiler, facilitar el acceso a la vivienda a los jóvenes, a mayores con necesidades de vivienda adaptada, poner a disposición del ayuntamiento viviendas para servicios sociales, etc, etc. etc. Es decir: lo que debería ser el centro de la actividad de EMSV.

Nuestra propuesta tenía la intención de empezar a trabajar en la recuperación de esa reputación perdida, y para ello, nuestras dos propuestas de acuerdos:

– En primer lugar, avalar desde la corporación municipal una nueva gestión, con las resoluciones del Pleno que sean necesarias y con la nueva composición del Consejo de Administración.

– En segundo lugar, mediante un Plan Estratégico a varios años, construir un nuevo proyecto transparente, conocido por todos y eficientemente gestionado.

Queremos que esta crisis sirva para recuperar la credibilidad y la reputación de la EMSV y que sirva, también, para poner en marcha un nuevo período en el que la empresa forme parte de una nueva política de vivienda en Getafe, si es posible, con el máximo consenso posible del Pleno.

Durante las pasada legislatura se han cometido, en mi opinión, muchos errores en la dirección y gestión de EMSV, y durante estos últimos meses esos errores se han manifestado con los acontecimientos acaecidos en El Rosón.

Se debería haber dado la cara en todo momento y haber respondido a todas las preguntas y dudas tanto de los afectados como de los medios, cosa que no ha sucedido.

Se debería haber tenido una capacidad de reacción alta, inmediata y visible, lo que tampoco ha sucedido.

Hay que olvidarse de pensar en enemigos y usos políticos o electorales de esta situación, y concentrase en resolver los problemas reales, vengan de donde vengan. Y para ello, hay que salir de la zona de confort en la que ha venido instalándose la dirección política y la gestión de EMSV para afrontar la situación, no negar los problemas y la crisis que afecta a la entidad y trabajar para resolverlos. Ahí nos tendrán cuando quieran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *